Despide Daniel Suárez una etapa de mucho aprendizaje en NASCAR



La temporada 2020 de NASCAR Cup Series llega a su fin este domingo en el óvalo de Phoenix, donde Daniel Suárez dirá adiós al equipo Gaunt Brothers Racing. 



 

El piloto de Escudería Telmex Telcel afronta la trigésimo sexta fecha del calendario con el compromiso de hacer su mejor carrera, para cerrar de buena manera una campaña atípica en extremo. 

 

De último momento, Daniel encontró asiento en el Gaunt Brothers, un equipo que nunca había tenido un auto de tiempo completo en la categoría mayor de NASCAR. Si es cierto que la vida también enseña a golpes, el regiomontano habrá aprendido mucho este año. 

 

No sólo fue necesario construir un equipo prácticamente de la nada de la noche a la mañana, sino que además se presentó la pandemia de coronavirus, la cual obligó a cambiar el formato de competencia, suprimiendo prácticas y calificación. 

 

Prácticamente toda la campaña Daniel tuvo que arrancar después del puesto 30 en un auto que evidentemente no estaba a la altura del impresionante nivel de competencia de NASCAR. Los resultados no son para enorgullecerse, pues es 31 del campeonato con 359 puntos, con sólo tres top-20, pero el proceso sin duda será un gran aporte para su desarrollo como piloto. 

 

Una luz se ve ya en el horizonte, con nuevos proyectos para la próxima temporada y con un piloto mexicano muy maduro, que tuvo la virtud de no darse por vencido en ningún momento, y completando la gran mayoría de las carreras, las cuales, como se sabe, deparan una gran cantidad de incidentes. Apenas tiene dos abandonos en 34 carreras, no olvidando que no corrió Daytona 500. 

 

La despedida es este domingo en Phoenix, donde tiene buenos recuerdos de su etapa mexicana. Lo que lucía improbable en la primera parte de la temporada, cuando la pandemia obligó a todos a confinarse en sus hogares, ahora es una realidad. 

 

“Realmente me gusta mucho Phoenix y siento que siempre tengo buena velocidad ahí, pero es un lugar difícil. Hay que tener mucha, mucha paciencia, cuidar los frenos. Es un lugar complicado”, explicó Suárez. 

 

Sobre los detalles técnicos de la pista de una milla (1.609 kilómetros) de Avondale, señaló: “Usamos una presión de aire extremadamente baja en los neumáticos del lado izquierdo y eso, combinado con que el automóvil ya está tan cerca del suelo, hace que Phoenix sea realmente desafiante. A la larga, el auto generalmente se vuelve apretado en Phoenix”. 

 

Las acciones en el Phoenix Raceway comenzarán a las 14:00 horas (tiempo del centro de México). La competencia está pactada a 312 giros, para un total de 500 kilómetros.


Fuente | Fotografía: Escudería Telmex Telcel

Comentarios

Artículo Anterior Artículo Siguiente