Hugo Oliveras, un driver agradecido con la vida - DNA On Track | Revista digital de automovilismo deportivo

Hugo Oliveras, un driver agradecido con la vida




Tras toda empresa exitosa hay una gran mente para dirigirla. Ese es el caso del equipo HO Speed Racing, una de las escuderías más importantes de México, comandada por el experimentado piloto Hugo Oliveras, cuya pasión por el automovilismo inició sin siquiera imaginarlo.

Desde pequeño y durante los viajes familiares realizados a Valle de Bravo, Estado de México, era inevitable dejar fuera del plan vacacional la diversión que les brindaban los go karts. Fue ahí donde inició el gusto por las pistas, por la velocidad y la adrenalina que experimentaba tras el volante, lo que lo llevó a pensar en ser piloto profesional.

“Un día, mi primo y yo compramos un kart, nos inscribimos en diversas competencias locales en las que salíamos triunfadores; fue ahí cuando mi papá decidió apoyarme para dar el salto más allá de lo amateur. A los 16 años conquisté mi primer campeonato nacional y así me convertí en piloto profesional en la Fórmula México y Fórmula 3 en 1999; lo increíble es que mi familia estaba renuente a que me dedicara a ello, pero ahora ya gustan del automovilismo y me apoyan al 100 por ciento”, dice Hugo Oliveras.

El ahora propietario del HO Speed Racing sostiene que, aunque la pasión por el deporte motor no fue una herencia de su padre, él siempre ha sido su pilar. “Todo lo que me ha enseñado mi papá desde chico tiene un mensaje común: nada es fácil, hay que trabajar todos los días para lograr lo que uno quiere, nadie te regala nada, siempre ser honesto y decir la verdad, además hace hincapié que tengo que ser feliz con lo que la vida me ha dado, no conformarme y ser siempre agradecido, de ahí he tomado la filosofía de crecer, agradecer y dar”.

Además de dedicarle tiempo a su empresa, Oliveras debe organizar su vida para prepararse como piloto profesional porque, aunque no lo parezca, el suyo es un deporte de alto rendimiento, el entrenamiento físico debe consistir en ejercicios posturales, de estiramiento y, lo más importante, aquellos destinados a fortalecer los músculos más utilizados por un piloto de carreras como los de los brazos, hombros y pecho, y principalmente los del cuello, por la fuerza G, así que debe contar con una gran fortaleza física para soportar competencia tras competencia.

Pero también se da sus espacios para disfrutar de sus pasatiempos favoritos como el ciclismo de montaña, el kartismo y el ski en nieve.

Se preguntarán qué hay de su familia. La de padre y esposo es la faceta más primordial para este hombre. Por ello, es de vital importancia dedicar tiempo de calidad y de amor a su esposa Lorena y sus pequeños hijos Mia y Mateo.

“Hoy en día mi esposa es mi pilar, mi balance y la que me inspira cada día a ser mejor; con el nacimiento de mis hijos mi vida tuvo más sentido y todo lo hago pensando en ellos. Aún me cuesta mucho trabajo separarme de mi familia para ir a competir tantos fines de semana al año, quiero que mis hijos siempre estén orgullosos de su papá; ahora ya me acompañan a la mayoría de las plazas en las que tengo competencia de NASCAR PEAK México Series y de Súper Copa Mercedes Benz”.

A pesar de que aún son muy pequeños, afirma: “A mis hijos los voy a apoyar en todo, siempre y cuando vea que tienen compromiso y entrega, y más si les gusta el automovilismo, es una carrera muy dura, pero si les apasiona, sin duda, tendrán nuestro completo respaldo”.

“Dedicarse al automovilismo requiere de mucho compromiso, constancia, habilidad, destreza, y sacrificio, cualquiera que escoja esta carrera debe ser tolerante, ya que puede ser muy frustrante que las cosas no salgan bien, tienes que superarlo, levantarte rápido y pensar en lo que sigue”.

Su paso por el automovilismo le ha brindado muchos triunfos a Hugo Oliveras, mismos que incluyen ser Campeón Latinoamericano de la Fórmula Renault 2000 en el Panam GP Series, Subcampeón en la Fórmula Renault 2000 en nuestro país, Subcampeón Súper Copa Telcel 2016.

Ha participado durante más de10 años consecutivos en la NASCAR PEAK México Series y va por el segundo año en Súper Copa Mercedes Benz, del que en su temporada 2019 se coronó como sub campeón sobre su auto #11 de Quaker State - Freightliner – 3M - Monster Energy.

A nivel internacional participó en el Cart Toyota Atlantic Championship, fue seleccionado por México para pruebas de A1 GP en Silverstone, Inglaterra; en la F3000 en Maggione, Italia; World series by Renault Paul Ricard Francia y en la Fórmula Renault en Estados Unidos.

Después de toda esta experiencia, la pregunta a la que se ha enfrentado en múltiples ocasiones Hugo Oliveras es ¿si no fueras piloto, a qué te dedicarías? Y su respuesta no ha cambiado a lo largo de los años: “Si no fuera piloto me encantaría dedicarme al deporte en general, me gusta mucho el fútbol, representar a deportistas y ayudarles a que cumplan sus sueños”, sentencia.

Y el sueño del piloto del Dodge #11 de Monster Energy – 3M – Quaker State – Freightliner, se ha cumplido gracias a la pasión, compromiso y sacrificio que proporciona día a día.

Pero si de algo está seguro, es que esto no sería posible sin el profesionalismo de todas aquellas personas que integran al equipo Ho Speed Racing y quienes son esenciales para lograr sus propósitos como piloto, al poner sus bólidos a punto para realizar el mejor desempeño en cada una de las fechas de los campeonatos donde sin duda es protagonista.

“Sé que mi profesión implica una gran labor de parte de ingenieros, técnicos, mecánicos y todos quienes conforman el HO, pero también de las marcas patrocinadoras. Agradezco a todos los que me han apoyado a lo largo de todos estos años y este 2020 en especial a Monster Energy, 3M, Quaker State y Freightliner, quienes inyectan recursos necesarios para hacer esto posible. Es por todos ellos y por mi familia que cuando salgo a pista doy lo mejor de mi como piloto para brindarles una gran satisfacción”, reconoce Hugo.

Oliveras, siempre les ha dado su lugar a todos y cada uno de sus patrocinadores a quienes les dedica sus triunfos y agradece al final de cada carrera todo el apoyo brindado, pues considera es una de las mejores formas de retribuirles ser parte del equipo HO Speed Racing.

“Gracias a Dios mi vida ha sido perfecta, con todos los altibajos que pueda imaginar, pero no cambiaría nada ya que, gracias a todas las experiencias, errores cometidos y camino recorrido hoy soy inmensamente feliz”, finalizó Hugo Oliveras, quien anhela ese momento en el que el mundo logre vencer a la pandemia para que las cosas vuelvan a tomar su curso normal e inicien los campeonatos NASCAR PEAK México Series y Súper Copa Mercedes Benz, ya que este 2020 viene con energía y fuerzas renovadas para pelear por el pódium desde la primera carrera.

Así que solo habrá que esperar a que las autoridades de ambos campeonatos automovilísticos den el banderazo de salida para ver de nuevo en las pistas a Hugo Oliveras dando su máximo esfuerzo y demostrar de lo que está hecho este piloto profesional mexicano.


Fuente | Fotografía: Prensa HO Speed Racing

Compartir:

 
Copyright © DNA On Track | Revista digital de automovilismo deportivo. Designed by OddThemes & VineThemes